LOS GATOS PUEDEN APRENDER A “ESQUIAR”, IGUAL QUE JESPER


Publicado el 12/06/2017 - Leído 295 veces

Image

Jesper hace de todo: esquía, va de excursión, nada, y encuentra el camino en los bosques nevados de su natal Noruega. Te parecerá poco sorprendente, pero este entusiasta del aire libre es un gato.

El criollo de tres años se ha convertido en una celebridad en las redes desde que su propietaria, Aina Stormo, de Hedmark, publicó un video del felino de pelo largo trotando junto a ella mientras esquiaba a campo traviesa.

Las redes sociales se han maravillado con la mascota “asombrosa” e inusual, que hace que el gato doméstico promedio parezca un holgazán de proporciones épicas.

En contraste, la conductista animal de California, Jill Goldman, no mostró la menor sorpresa.

“Si tiene los atributos físicos para estar cómodo, como el pelo largo, y se ha habituado a sentirse cómodo con la actividad, no me sorprende que la dueña salga a esquiar con su gato”, dice Goldman.

En otras palabras, pese a lo que sugieren memes como Grumpy Cat, los gatos domésticos son animales muy adaptables si aprenden desde pequeños, como ocurrió con Jesper.

Stormo adoptó a Jesper desde que era un bebé, y muy pronto descubrió que era fácil llevarlo consigo a las actividades familiares en exteriores, como esquiar a campo traviesa y montar a caballo.

“En la medida de lo posible, queríamos mantener el ritmo de vida que teníamos antes que llegara Jesper, ¡y es más divertido si Jesper nos acompaña!”, dijo Stormo en un correo electrónico para National Geographic.

Aclimatar al gatito a viajar y estar en exteriores fue solo el principio: Stormo usó con Jesper las mismas técnicas que utilizara anteriormente con sus perros.

Por ejemplo, si Jesper tiene una conducta que su dueña apruebe o quiera fomentar, Stormo usa algún reforzamiento positivo, como un tono de voz afectuoso o un bocadillo. “Jamás lo castigo cuando [tiene] una mala conducta, en vez de eso, solo lo ignoro”, explica.

Cómo crear un gato aventurero

¿Quieres convertir a tu gatito en un gato aventurero? Goldman opina que es una idea estupenda.

“Es cuestión de enriquecimiento, de ejercicio, siempre que se haga con el debido cuidado”, por ejemplo, sin exponer al gato a climas extremos. Y asegúralo bien, con arnés y correa, por ejemplo.

“El primer paso es exponer al gato al exterior de una manera segura. Llévalo en una mochila, para que empiece a familiarizarse con los olores y las vistas” del aire libre.

Goldman concuerda con el método de reforzamiento positivo de Stormo, así que usa premios y evita los castigos, porque eso “deteriora la relación”.

“Necesitan confiar en nosotros, y si les causamos daño, desconfiarán”, previene Goldman.

Aprende cuándo detenerte

Stormo dice que trabaja periodos cortos con Jesper, y se detiene antes de que el gato se canse.

Pero advierte que no siempre es fácil: “Si no quiere [trabajar], no importa cuánto te empeñes”.

Por lo anterior, Goldman dice que si tu gatito empieza a huir cada vez que ve la mochila, interrumpe el entrenamiento, porque no le interesa.

El propio Jesper tiene límites, pese a que obviamente disfruta de la vida al aire libre.

En el video viral, “puedes darte cuenta cuándo se hartó [Jesper], porque se echó en la nieve y ella tuvo que cargarlo”, dice Goldman.

“Con un gato, no hay ambigüedades”, concluye.


¿Te gusta este post? Compártelo!